19 abril 2019

A SOLAS CON DIOS


Cuando sientas frío, piensa en los pobres
que no tienen abrigo.
Cuando sientas hambre, piensa en  los
pobres que no tienen qué comer.
Cuando tengas  mucho amor, piensa  en
los desamparados que tanto lo necesitan.
Cuando sientas odio, piensa si no sería
mejor amar.
Cuando todo te sobre, piensa en los que
no tienen nada y comparte lo que posees.
Cuando sientas rencor, piensa ¡Qué dulce
es perdonar!
Cuando te arrepientas de tus pecados,
te estarás acercando  a Dios y limpiando
tu corazón.
Cuando puedas hablar con Él, podrás
alcanzar la paz.
Cuando tu alma reboce amor, habrás
logrado la felicidad.

Santiago de Cuba, 
2 de febrero de 1992

11 octubre 2018

MI ANHELO

Quiero abrazar mis montañas,
abanicarme con las pencas de
las palmas reales,
endulzarme con una caña de azúcar,
saborear una fruta de El Caney.

Quiero pasearme por sus calles,
avenidas y parques.
Contemplar el azul del cielo besando al mar.

Quiero sentir sobre mi piel 
el ardiente sol resplandeciente
desafiando a las blancas nubecillas.

Quiero disfrutar de una noche
estrellada, repleta de luceros,
con la brillante luna,
enseñoreándose del firmamento.

Quiero a mi Santiago de Cuba
donde viví tantos años,
disfruté de mi niñez,
mis primeras ilusiones,
mis sueños y esperanzas.

Quiero a mi ciudad emergiendo
entre mar y montañas,
donde guardo tan gratos recuerdos.

Quiero sobre todo sentir el amor de mi gente,
campachana, sencilla, cordial y amistosa.
 La sonrisa franca y el abrazo
sincero.

¡Quiero a mi Santiago de Cuba!
Una preciada joya de la isla,
por tus paisajes exhuberantes
de un verdor inigualable.

Quiero a mi tierra pródiga y acogedora,
 con tanta historia acumulada,
 de grandiosas hazañas  y valor.

Quiero disfrutar de la música,
que la ha hecho famosa en el mundo entero,
cuna de melodías de inspirados autores.

Quiero  escuchar los inconfundibles
compases  de los tambores
y la corneta  china de una conga santiaguera,

Quiero sentir  mi cuerpo estremecerse
y latirme el corazón con fuerza
detrás de La Sala'a Trocha arriba y Trocha abajo.

Quiero convivir con tus habitantes,
hermosa mezcla se muchas razas,
 que los hace ser únicos en cualidades
 físicas y espirituales.

Quiero  algún día  volver a pasearme
por tus calles y cantar a tu belleza
y darle gracias al Creador por
regalarnos tanta hermosura.

Madrid, 5 de septiembre de 2018